Jabones Lavanda

Jabones Lavanda naturales a base de Glicerina Vegetal, hecho a mano con amor. La lavanda es un remedio eficaz para calmar los nervios y en caso de ansiedad, irritabilidad, insomnio, taquicardia y migrañas. Limpia con suavidad y perfuma las manos y el cuerpo. Está ampliamente demostrada la capacidad de la lavanda para enfrentarse a virus y bacterias, y por lo tanto a infecciones de todo tipo. Puede servirnos perfectamente para tratar infecciones de la piel, pero también para problemas de otra índole relacionados con virus y bacterias. La lavanda tiene la capacidad de reducir el dolor y la inflamación, especialmente cuando se trata de afecciones dermatológicas, dolores musculares o contusiones. Junto con el aceite esencial de árbol del té y el de manzanilla, la acción antiinflamatoria de la lavanda reduce y alivia cualquier síntoma provocado por infección, contusión o congestión sanguínea. Un dato curioso sobre la lavanda procede del verbo en latín ‘lavare’, que significa ‘lavar’ y no es casualidad que suene a limpio, su propio nombre lo indica. Los egipcios untaban los lienzos con que momificaban a los muertos con aceite de lavanda. Y en la Antigua Grecia, en Roma y Persia la lavanda se utilizaba para perfumar los baños y cuidar la ropa, además de ahuyentar a las polillas.